Testimonios

Comentarios de nuestros pacientes.

Hola! Soy Fausto, tengo 10 años y me diagnosticaron TDAH a los 7 años.

Soy el menor de 2 hermanos y desde que se inició mi vida escolar en el pre-jardín, se fueron sucediendo cosas que al comienzo no entendía. Me peleaba con mis hermanos, mis papis me retaban, mis profesores me llamaban la atención y yo me cansaba mucho. Y todo esto era porque me encantaba molestar, no quería obedecer, hablaba mucho, no quería trabajar, solo quería jugar!!

Cuando ya estaba en el pre escolar, mi profesora le recomendó a mi mami que un Psicólogo le dé un diagnóstico sobre mi comportamiento. Mi mamá no quiso aceptar dicha situación y prefirió seguir con los retos y castigos pensando que yo era desobediente y mal criado.

Ya en el primer grado las cosas fueron empeorando, no leía ni escribía y a mitad de año me rompí el brazo.

Comenzando el segundo grado mi mami se molestó con mi profesora porque me dijo que “yo no estaba capacitado para el segundo grado”. Por ese motivo, me llevo a una Psicopedagoga y me diagnosticó TDAH. Ese año fue muy difícil para mí porque me iba una vez a la semana a trabajar con la licenciada y no me gustaba!!, tenía muchos problemas en el colegio con mi profesora y mis compañeros y eso me ponía muy triste!!. Mis papis se enojaban por todas las quejas que había sobre mi comportamiento y encima no quería copiar las tareas.

Al terminar el año, mi mami muy preocupada por todo lo que pasamos, estaba decidida en cambiarme de colegio y repetir el segundo grado, ya que, a pesar de haber pasado de grado, mi rendimiento académico fue muy bajo.

Pero gracias a Dios!! Mi mami vio la luz!!! Y me llevó a CERLAC, donde le reconfirmaron el diagnostico dado y le recomendaron no repetir de grado, tener una adecuación académica y seguir un tratamiento intensivo de sicología, sicopedagogía, neurología y apoyo escolar. Desde entonces mi vida y la de mi familia cambiaron.

Aun me gusta molestar a mis hermanos, sigo un poco desatento y me encanta hablar mucho!, pero ahora copio las tareas, soy más obediente, mi rendimiento académico es muy bueno, me llevo bien con mis compañeros, me encanta el futbol, soy muy detallista y curioso. Sigo con el tratamiento dado pero las frecuencias de las consultas disminuyeron.

Ya pasaron 3 años… y cuando a mi mami le preguntan, cual es el secreto del éxito en el tratamiento de un niño con TDAH? Ella dice:

  • Aceptar el diagnostico
  • Ser constante en el tratamiento
  • Ser paciente y dar amor

Difícil situación

Acudí a la Psicóloga clínica  en CERLAC cuando todo parecía derrumbarse a mi alrededor debido a una difícil situación que estaba atravesando con mi pareja, la psicóloga me ayudó a ver situaciones que había estado negando ver, y de a poco fui marchando en el  camino de la recuperación al principio resultó muy doloroso, pero a medida que transcurrió el tiempo fui aprendiendo como manejar mi problema, actualmente estoy feliz, con una nueva pareja que me valora y apoya.

Carla.

Ver opciones y tomar decisiones

Me diagnosticaron una enfermedad que requería una operación muy importante, estaba sobrecogido y atemorizado por la posibilidad de la cirugía salga mal, era muy joven y tenía aún muchas cosas que quería hacer en mi vida, sentía que me faltaban apoyos y hasta ese momento todo lo que parecía seguro y encauzado empezaba a revolverse, estaba tan asustado que no lograba decidir con claridad, por ello pedí ayuda de un psicólogo clínico, quien me condujo con paciencia y destreza profesional a ver opciones y tomar decisiones que me trajeron nuevamente la salud y me ayudaron a aprender de esta situación, a ver las cosas de otra manera y a aprovechar lo que tengo en mi vida. Gracias Lic. Rodrigo.

 

Miedo a salir de casa

Cuando se agudizó mi miedo a salir de casa, y de desechar de mi mente las ideas negativas que taladraban mi cabeza, decidí ir a consulta con  la psicóloga clínica, me la recomendó una pariente que había llevado a su hijo a tratarse en CERLAC. Con  respeto a mis tiempos y a mi ritmo de asimilación  de la situación  me ayudó a aprender a ver las cosas con perspectiva, objetivamente, con calma. Cuando llegó el momento de decidir sobre mis opciones pude hacerlo  motivada positivamente, ahora estoy  orgullosa de todo lo que he pasado y como lo he afrontado. En el proceso pudimos llorar y reír, fui aprendiendo  a lidiar con todo tipo de personas  y a vivir menos estresada y menos enojada con la vida que me tocó vivir. Gracias!

Katy

Manejo de ansiedad 

Desde hacía varios meses estaba irritable, ansiosa y inquieta casi todo el tiempo. Dudaba si debía ir al psicólogo o no, ya que siempre había pensado que yo misma debería resolver mis problemas, que no debía contárselos a alguien para que estos se resuelvan. Cuando ya no pude manejar mi ansiedad y estaba perturbando la paz familiar mi madre me sugirió que fuera al psicólogo y acepte, sin saber muy bien para que iba. El primer día de la consulta estaba muy nerviosa pues no sabía cómo ni que contarle. El psicólogo me tranquilizo y me dijo que empiece a hablar de lo que quería, me guió con preguntas y me ayudo a pensar sobre cosas que ni me había planteado. A medida que continuaban las sesiones comprendí que mi irritabilidad, mi ansiedad estaba originado en mi forma de ser con respecto a mi perfeccionismo, mis auto exigencias y exigencias a los demás, fue mostrándome técnicas para manejar mis pensamientos de la manera en que mis pensamientos no me siguiesen haciendo daño sino que me ayuden a reconstruirme positivamente. Gracias por mejorar mi estado de ánimo, por ayudarme a descubrir lo que me afecta y también por las técnicas que he adquirido para manejar las situaciones a mi favor.

Matrimonio

Mi esposo y yo estábamos a punto de separarnos, discutíamos todos los días y por cualquier motivo. Las discusiones eran cada vez más fuertes y ya me resultaba insoportable tener que volver a casa todos los días. Consultamos con la Psicóloga quien nos ayudó a conocernos mejor, aceptar nuestras diferencias, respetarnos y comunicarnos sin lastimarnos. Ahora estamos bien, demasiado bien. Gracias por la paciencia y por cómo nos han tratado.

Mercedes Y Roque

Terapia infantil

Mi hijo de 5 años estaba muy irritable desde que nació su hermanita, no me hacía caso, no quería hablar, todo lo realizaba muy despacio: cepillarse los dientes, caminar, vestirse, eso me hacía perder la paciencia, ya que estaba con mí bebe pequeño que era muy demandante, estaba cansada y perdía los estribos con mi hijo. Cuando le pedía algo y no me hacía caso, lo retaba a gritos, entonces el me respondía “mala” “no te quiero más”. Me dolía esa situación, por ello decidí llevarlo a terapia de psicología clínica  en CERLAC por sugerencia de una amiga. Desde el principio se sintió bien con la Psicóloga, mi hijo es muy selectivo con las personas que acepta  y eso me sorprendió. Trabajé con la Psicóloga las cosas que debía cambiar al momento de hablar con mi hijo, y pautas de conducta en situaciones conflictivas específicas, mi hijo empezó a sentirse más seguro y las conductas difíciles disminuyeron hasta que desaparecieron. Gracias por todo.

Karen

Fonoaudiología

Fui a consultar a CERLAC porque estaba preocupada ya que mi hijo de cuatro años hablaba en su idioma particular, pronunciaba palabras que nadie podía entender, también era muy caprichoso y solo aceptaba hacer las cosas que le gustaban, si no hacia berrinches, se tiraba al piso y lloraba estrepitosamente hasta conseguir lo que quería. Nuestro camino no fue fácil al principio, ya que él se resistía a quedarse a trabajar con la Psicóloga y con la fonoaudióloga, pero de a poco fui observando que aprendía a comunicarse, a pronunciar palabras que se entendían y que su conducta estaba más controlada tanto en casa como en la escuela, también el ya no se resistía a quedarse a trabajar y me permitía que lo ayudara en casa. A medida que pasó el tiempo fue mejorando y solo mejorando. Actualmente cursa el grado con la misma edad que sus compañeros, aprendió a leer, a escribir, a calcular y a comunicarse de manera sorprendemente buena. Muchas gracias al equipo de CERLAC.

Claudia

Problemas de aprendizaje

Lleve a mi hija a la consulta a CERLAC por sugerencia del colegio ya que tenía nueve años y aún no había aprendido a leer ni escribir ni calcular. Desde que tenía cinco años y cursaba el preescolar ya me habían referido que tenía problemas de aprendizaje, yo pensaba que ayudándola a hacer las tareas y estudiando con una profesora podría mejorar, pero a pesar de que se pasaba estudiando con la profesora no aprendía a leer y escribir, contaba solo hasta diez y le costaba sumar y restar, y era un suplicio a la hora de hacer las tareas porque se negaba a hacerlas, sino lloraba mientras lo hacía con mi ayuda. Luego de la evaluación, me dieron el diagnostico de mi hija: Disfasia. Quedé desolada porque leí que es un trastorno muy difícil de superar. Empezó a trabajar con la Psicóloga, y lentamente fue mejorando, no solo aprendió a leer y a escribir y a calcular sino también a mejorar su forma de hablar, a encontrar las palabras para expresarse. Actualmente terminó la primera etapa escolar, estoy muy feliz de haberla llevado al tratamiento, ya que esto le ha cambiado a vida a mi hija y a toda mi familia. Estoy muy agradecida por la ayuda. Gracias.

María

Problemas en rendimiento escolar

Cuando inició el séptimo grado mi hijo de 12 años que ya había tenido problemas de rendimiento académico y de comportamiento en el colegio empeoró, se aplazó en todas las materias, todos los profesores se quejaban de su conducta. Fui a la consulta a CERLAC por pedido del colegio y porque ya no sabía qué hacer con mi hijo para sacarlo de esa situación. Luego de la evaluación me sugirieron que él debía realizar tratamiento Psicopedagógico para el problema del rendimiento académico y Psicológico clínico para los problemas conductuales. Realizó ambos tratamientos en forma paralela, en unos meses era otro niño, había repuntado sus calificaciones, estaba más calmado y se comportaba mejor. Estoy contenta de haber tomado la decisión de hacerle seguir el tratamiento. Muchas gracias.

Lía

Problemas de motricidad gruesa y motricidad fina

Me preocupé mucho cuando mi único hijo de 5 años se quejaba todos los días al volver a casa, de que no quería ir más al colegio, lloraba cada mañana cuando lo despertaba para ir. A pesar de su conducta me mantuve firme y lo llevaba al colegio a pesar de sus protestas y llantos. Hablé con su maestra y le manifesté mi preocupación, ella me recomendó que lo llevara a un profesional para hacerse un Psicodiagnóstico. Lo lleve a CERLAC por recomendación de unos padres amigos que habían llevado allí a su hijo. Me encontré con gente que se desempeñaba con profesionalidad y paciencia ya que mi hijo también se resistía a trabajar con la Psicóloga. Me informaron acerca del problema de mi hijo, que este radicaba en problemas importantes de la motricidad gruesa y motricidad fina y de déficit comportamentales,  que a pesar de que era su coeficiente intelectual era Alto, le resultaba muy difícil hacer las actividades que requerían de destrezas motoras. Realizó el tratamiento recomendado, al principio lentamente pero luego con más rapidez fue mejorando en sus habilidades, ya no lloraba al despertarse para ir al colegio, aun le costaba hacer las tareas en casa, pero su actitud fue mejorando con sugerencias que me dio la Psicóloga. Actualmente realiza las tareas en casa lentamente,  pero las termina sin protestar y según me contó la maestra,  trabaja en clase a su ritmo pero bien. Gracias por la ayuda que me brindaron para sacar adelante a mi hijo.

Carol

Trastorno-l%25C3%25ADmite-de-la-personalidad[1]

Trastornos de la personalidad

Los trastornos de la personalidad son un grupo de afecciones mentales en las cuales una persona tiene un patrón prolongado …

mutismonp_720[1]

Trastorno del lenguaje en niños

El trastorno del lenguaje en los niños se refiere a problemas ya sea con: • Comunicar su significado o mensaje a otros …

ninos_pintando[1]

El aprendizaje a través del juego

El juego, además de ser una actividad natural en los niños, se considera como una estrategia didáctica básica porque …